DENUNCIA DE HOSTIGAMIENTO Y VIOLACION A LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDIGENAS Y AL POLICIA COMUNITARIO DEFENSOR DE DERECHOS HUMANOS INDIGENA, EX PRESO POLÍTICO, FUNDADOR DE LA CASA DE JUSTICIA DEL PARAISO Y DE LA BASE DEL FORTÍN EN TIXTLA GUERRERO; GONZALO MOLINA GONZALEZ .

El contexto social en el que viven actualmente las comunidades y los pueblos indígenas en el estado de Guerrero se compone de una enorme violencia estructural y una profunda injusticia social Las violaciones a los derechos humanos son una constante y sus habitantes cargan un sentido de indefensión y desamparo cíclico en materia de seguridad y justicia en donde prolifera la impunidad. La presencia del crimen organizado trabajando en conjunto con las autoridades del gobierno y la corrupción se han vuelto una práctica de vida sistemática entre los pobladores.

Dichas circunstancias dan pié a que los pueblos indígenas se organicen para resistir los embates del Estado en turno para poder sobrevivir. En la mayoría de los casos entre los habitantes prepondera el miedo.

Gonzalo Molina González fundador de la Casa de Justicia del Paraíso, de la Policía Comunitaria de la CRAC en Ayutla de los Libres y de la Policía Comunitaria de la CRAC de la Base del Fortín en Tixtla, Guerrero, ha sufrido varios ataques violentos desde el funcionamiento de las mismas.

Al salir Molina de su injusto cautiverio de más de cinco años y obtener su libertad absolutoria, fue víctima de tres intentos de levantamiento cuando se encontraba en la ciudad de México, sin que nunca se hayan aclarado los hechos. Por sus propios medios, sin ayuda de ninguna autoridad, pudo llegar a resguardarse en calidad de desplazado en la montaña de Guerrero.

Mientras se encontraba encarcelado en noviembre de 2015 , se llevó a cabo una emboscada donde 4 de sus compañeros de la Policía Comunitaria fueron asesinados impunemente cuando realizaban sus rondines de seguridad para la comunidad. Posteriormente, el asesinato del compañero también policía comunitario de la Base del Fortín, Tomas González , quien fuera levantado en Tixtla y abandonado en bolsas plásticas afuera de la Fiscalía de Guerrero en el año 2018.

En abril del 2021, se perpetró el robo y el desmantelamiento de la Base del Fortín, a plena luz del día, donde ingresaron en un margen de cuatro horas, paramilitares fuertemente armados con grúas y sustrajeron ocho camionetas, herramientas varias, tinacos, colchonetas y mobiliario que se encontraba en ese recinto de la Policía Comunitaria en calidad de comodato por pertenecer a la comunidad de Tixtla. El operativo fue reportado a Seguridad Pública por varios de los pobladores y dichos representantes del orden hicieron caso omiso de las múltiples denuncias realizadas.

Ahora ,este último embate del día de hoy 15 de junio de 2021 , muestra la cara más cobarde y ruin de la delincuencia organizada de “Los Ardillos». El ex preso político, Julio Cesar Coctecon, comisario de Acatempa y policía comunitario de la CRAC- PC , fue levantado cuando trabajaba en su milpa junto con su esposa e hijo. Lo hicieron caminar por el cerro y posteriormente lo subieron a una camioneta Nissan blanca, a las pocas horas lo tiraron desnudo y desmembrado enfrente de la que fuera la Casa de Gonzalo Molina en Tixtla, Guerrero.

Acciones tan macabras se llevan acabo a la vista de las autoridades y de los pobladores en indefensión en esa localidad.

La organización social siempre es una gran preocupación para el gobierno y la delincuencia
organizada. Pero las amenazas hacia la persona del defensor de derechos humanos indígena continúan con mayor frecuencia y en distintas modalidades . Las órdenes de aprehensión hacía varios de sus compañeros no han sido retiradas y la presencia de la Guardia Nacional y el Ejército en territorios comunitarios no solo vulnera los derechos de los pueblos indígenas sino que deja al descubierto su inservible actuación ante la inseguridad.

Exigimos a las autoridades correspondientes el cese a estos hostigamientos , se aclaren hasta las últimas consecuencias estos hechos delictivos y detengan a todos los implicados. Así mismo demandamos pare inmediatamente el contubernio de las autoridades de Tixtla con estos grupos de facto en contra de nuestro trabajo. Afirmamos esto, porque no se puede entender la impunidad y la no actuación de la misma ante estos hechos criminales. Hacemos responsables al gobierno local, estatal y federal de la integridad física del compañero Gonzalo Molina González, así como la de cada una de las personas que integramos el equipo de trabajo.

«El escalón más alto del ser humano es el de un revolucionario que destina su vida a la defensa de su pueblo y lo hace por amor, un amor infinito e inmenso «.

¡PRESOS POLÍTICOS, LIBERTAD!

Comité por la libertad de los presos políticos del estado de Guerrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *